viernes, 9 de enero de 2009

Un entrenamiento diferente.

En este momento es cuando veniamos de tomar el café mañanero de los viernes, que es cuándo libra Jota, y se nos ha ocurrido la feliz idea: ¡ Coñe !, ¿nos vamos a entrenar?, con dos bemoles.
En veinte minutos estabamos en el carrilbici, ante la incrédula mirada del poco personal que a esa hora se encontraba refugiados en los coches.
              Esa fotito para el recuerdo, como veis bién pertrechado de ropa , si que ibamos.
¡ Hala pies para que os quiero, a darle zapatilla!
La verdda que no se corre nada mal por la nieve, es más amortigua la pisada.
Juanito , el muchacho en pleno esfuerzo, hoy volviamos despues de las fiestas.
Hora y cuarto y a casita, a por una merecida ducha calentita.

1 comentario:

Pilarin.rin,rin dijo...

Pareceis las sombras de vosotros mismos...seguro que si me hubiera animado(aparte de quedarme a "miles de kms de vosotros"),me hubiera pegado un piñazo de padre y muy señor mio.Seguid asi y cuidado con los enfriamientos.Besos.